jueves, 26 de febrero de 2009

El Ritual de Ute

El Ritual de Ute

Por Ro

Las lunas se suceden y todo plazo se cumple, para Ute es motivo de inquietud, está en vísperas de ser sometido al Ritual del Bosque, que celebra su tribu Cherokee y que todo núbil debe realizar.

Ha escuchado toda clase de rumores, aunque sabe que nadie que haya vivido el ritual, puede revelar los pormenores. Él aguza el oído a cualquier rumor que le aporte algo de información.

Ya ha sido purificado con sahumerios de hierbas sagradas sobre piedras calientes, sometido al ayuno de rigor, instruido por el consejo de mayores y ataviado para su gran noche de prueba en soledad.

Sabe que será abandonado en algún lugar del espeso bosque por una noche, que debe permanecer inmóvil en donde sea colocado y con los ojos cubiertos hasta que los rayos del sol del nuevo día, iluminen su rostro. Solo entonces podrá retirar la venda y volver a su clan.

Ute conoce los peligros de la arboleda. Las fieras son un verdadero reto para sobrevivir; de nuevo, su frente se perla de sudor producido por los nervios; escucha el retumbar de los tambores, que marcan el ritmo a los latidos de su corazón e involuntariamente, ambos se enlazan en una invisible y acompasada danza.

Es llevado ante el gran fuego, la tribu observa en silencio, alguien cubre sus ojos, tres vueltas a la hoguera y la caminata hacia lo desconocido da inicio. Ute en vano trata de orientarse, una mano lo guía asiéndolo del antebrazo, pedruscos accidentan su andar, tropieza repetidas veces, quiere volver a la segura hoguera, quiere seguir siendo pequeño, quiere que todo termine de una vez, pero el ritual apenas ha comenzado.

Es depositado al pie de un gran árbol y sentado en soledad deberá permanecer hasta el nuevo día. Escucha las pisadas de su guía alejarse y el miedo comienza a recorrerlo. No ha pasado mucho tiempo, cuando reconoce la respiración de un animal no muy lejos, en absoluto silencio permanece atento, su instinto de supervivencia le demanda descubrirse los ojos, sus manos tocan la venda, pero en un verdadero acto de voluntad, las retira. Sabe que un oso está rondando.

Pasado algún tiempo, ya no escucha a la bestia, identifica los sonidos de insectos y aves nocturnas, en su interior invoca al Gran Espíritu, Ute le pide que todo termine.

El resto de la noche osciló del miedo a la negación, del enojo a la duda, en una interminable oleada de emociones. La figura de su padre apareció en su mente, quiso insultarlo por permitir aquel abandono; en silencio, reconocía que se enfrentaba a si mismo, a su rabia por transigir en semejante situación… agotada su razón, le invade una gran paz.

Lentamente comienza a sentirse fusionado con el bosque, se percibe como parte del Gran Espíritu, está sereno, un regocijo interno llena su alma. Los rayos del sol comienzan a iluminar su rostro, ahora lo comprende todo. Con tranquilidad retira la venda de sus ojos y descubre a su padre que le mira complacido.

Ha velado por Ute, en silencio.


4 comentarios:

  1. Que gran historia, es lo que todo ser desea, que alguien este siempre alli.
    Es algo que muchas personas conocen, el saber que alguien te estara siempre cuidando.
    Lamentablemente existen personas que desconocen ese sentimiento y se van al abandono.
    Es como yo con mi novia, o con Burki (mi gatito).
    Es como Mi novia conmigo.
    Uno siemrpe velara por el otro.
    Miss Ro, Si fuese yo el maestro alli le iria un 10! :)

    ResponderEliminar
  2. Gian Elaten, que lindas palabras, en verdad las agradezco y te confiezo que este cuento aùn no lo hemos pulido en el taller, de momento estamos preparándonos para reiniciar los talleres en la primer semana de marzo (falta muy poco), ¡inscrìbete a nuestros grupos!, claro que Perù esta algo lejos ja ja ja ja
    Te envìo un abrazo y espero tu pròximo cuento.
    cariños
    Miss Ro

    ResponderEliminar
  3. Nos parece que el blog va muy bien, Ro. Queremos cooperar con su difusión. Verás.

    ResponderEliminar
  4. ¡Que bien! me gusta esa precepciòn, verdaderamente disfruto con mi taller y compartiendo con todos los talentos que cada cual brinda a los demás.

    ¡Sea!

    con cariño
    Ro

    ResponderEliminar

Bruja Curandera

Enlace

"Aún una vida feliz no es factible sin una medida de oscuridad, y la palabra felicidad perdería su sentido si no estuviera balanceada con la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen, con paciencia y ecuanimidad"

〜※Carl Jung※〜