sábado, 21 de marzo de 2009

A ti

El síndrome del nido vacío nos hacer pensar en situaciones que están muy lejos de la realidad. Es necesario aceptar esta realidad para construir un futuro mejor y con armonía para entender que ese nido no está vacío sino que hizo lugar a nuevos integrantes de la familia.

“A ti, pequeña burbuja de quien fui tu morada, que fuiste mi sueño, te imaginé, te dibujé por las noches, te puse nombres, descarté otros, amé tus movimientos ondulantes, que grité ante el primero de ellos porque comencé a sentirte.

Fue tan lindo y sorpresivo aquel movimiento y tan difícil de explicar que sólo la mujer que lo haya vivido puede sentir lo mismo.Sí se siente vida, la vida dentro de una misma, la vida dentro de otra vida y ya son dos vidas en un mundo gigante y más gigante aún para ti que eras una pequeña burbuja con ganas de que se abran las puertas y te permita salir a recorrer las sendas de la vida que yo ya había recorrido.Ya no eres una pequeña burbuja, eres una mujer. Has crecido, sí yo lo sé, yo también crecí y me fui, es la ley de la vida y es verdad aunque cueste aceptarlo.Te fuiste pero no, porque sé que estás, porque a lo largo de la vida los roles cambian, los padres se vuelven hijos y los hijos padres, nos cuidan, nos aconsejan, nos enseñan de sus nuevas experiencias, nos devuelven la ternura que una vez les dimos.

A ti te escribo, y cataratas de imágenes y palabras surgen y caen como fichas de un casino casi sin elegirlas. Con lúdico movimiento van surgiendo porque parten del sentimiento, sí del más entrañable sentimiento.Es así, ya dejaste de ser una pequeña burbuja, eres ahora una golondrina que va y viene sin perder el rumbo.Cómo explicarte lo que sentí cuando me dijiste que te ibas, si yo creí que te alejabas para no volver, la lluvia como cortina de mis ojos me impedía ver que estaba equivocada, hasta que un día dije ¡basta! Y esa cortina no volvió a cubrir mis ojos y así despejados pude ver la realidad, una realidad distinta a la que había sembrado la angustia de perderte.Y porqué no pensar en las pequeñas burbujas que se alojarán en tus entrañas y serán nuestra felicidad y la tuya en especial, porque en ellas sentirás la dicha de ser mujer.

El síndrome del nido vacío nos hacer pensar en situaciones que están muy lejos de la realidad. Es necesario aceptar esta realidad para construir un futuro mejor y con armonía para entender que ese nido no está vacío sino que hizo lugar a nuevos integrantes de la familia”

Ana Maria Vaccaro

Mar de Plata, Argentina


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bruja Curandera

Enlace

"Aún una vida feliz no es factible sin una medida de oscuridad, y la palabra felicidad perdería su sentido si no estuviera balanceada con la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen, con paciencia y ecuanimidad"

〜※Carl Jung※〜