miércoles, 17 de febrero de 2010

Cuentos brevísimos, once consejos


1. Tomar una o varias porciones de caos (muy pequeñas) y transformarlas en un mínimo universo.

2. Como en las artes marciales en las que se aprovecha la fuerza del adversario, utilizar los conocimientos del lector, que sabe más de lo que cree.

3. Trabajar con la materialidad del texto. Por ejemplo, en el brevísimo Huyamos, las cazadores de letras est-n aq--¨

4. Azotar las palabras hasta conseguir que se agrupen en un rebaño ordenado. Tener el corral preparado de antemano.

5. Tejer lo fantástico y lo cotidiano en una sola trama. O no. Cortar lo que sobra.

6. Tallar la primera versión como una piedra en bruto, hasta obtener un diamante facetado. Si no es posible librarse incluso de la más mínima imperfección, tirar la piedra a la basura, sin piedad.

7. Si se ha conseguido atraparlo, es que está mal. Un buen cuento brevísimo resulta tan inasible y resbaladizo como cualquier pez o cualquier buen texto literario.

8. A veces no hace falta inventarlos, basta con descubrirlos, incrustados en otros textos, brillando.

9. Prueba de calidad: cuando es realmente bueno, muerde.

10. Ser breve. Y, preferiblemente, también genial.

11. Si se trata de proponer consejos, instrucciones o reflexiones sobre el oficio, que nunca sean diez.

Ana María Shua

Publicado por Ficción Mínima http://ficcionminima.blogspot.com/


10 comentarios:

  1. Hola Martikka: algo me decía que este post te gustaría jejeje

    Un abrazo apretado
    Ro

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Ro!!

    Me quedo con lo primero... tomar las adversidades que se reciben e intentar modificarlas hacia un momento mejor buscándole la positividad.

    No es muy fácil pero a base de tenacidad y constancia se consigue un contenido más grato...

    Hace un momento he puesto la entrada con el gatito que me has regalado, y algo más en el blog Mis caricias del alma.

    Un abrazo de mimosas recién floridas.

    Marí

    ResponderEliminar
  3. Marí Gata Coqueta: Gracias por las mimosas, me encantan. En esto de escribir, resulta un arte narrar, despertar emociones, sean tristes o dichosas -como la vida del ser humano- aunque siempre son mas fáciles de digerir las que narran momentos placenteros, es verdad. Disfruta tu gatito, pasaré a visitarte mas tarde, un beso.
    Muuuua
    Ro

    ResponderEliminar
  4. Seguiré el primer consejo para poder iniciarme. Gracias Ro. Un gusto tremendo.

    ResponderEliminar
  5. José Joel: Encantada, este es tu espacio también, disfrútalo.
    Cariños
    Ro

    ResponderEliminar
  6. ....Y a pesar de todos estos consejos, ¡qué difícil es escribir un micro-relato...! Eso sí, el ejercicio de llegar hasta él es óptimo para todos los que hemos caído en las redes de las palabras...

    Un saludo, Ro!

    ResponderEliminar
  7. Mercedes: estoy de acuerdo contigo, como tantas cosas... es cuestión de práctica. El punto 8 es el mas cercano a lo que he notado que me sucede con cierta frecuencia, pules (tallas lápiz), y queda monísimo jejeje

    Un abrazo
    Ro

    ResponderEliminar
  8. Sopa de sabiduría. Lo que debemos de hacer es saborear cada condimento y digerirlo con la sapiencia de los que saben que si lo desean...pueden aprovechar la digestión.
    Un besiño amiga Ro y gracias por ese enlace. Ya me dirás como tengo que hacer y te pongo en el mío.
    . Rosa María

    ResponderEliminar
  9. Rosa María, amiga: buen cocido, con tan buenos ingredientes. El enlace ha quedado bien, para mi es un gusto tender un puente a tus palabras en alas de tus sentimientos.

    Mi cariño
    Ro

    ResponderEliminar

Bruja Curandera

Enlace

"Aún una vida feliz no es factible sin una medida de oscuridad, y la palabra felicidad perdería su sentido si no estuviera balanceada con la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen, con paciencia y ecuanimidad"

〜※Carl Jung※〜