martes, 27 de abril de 2010

Cuento corto y Novela -Diferencias


La diferencia entre un relato corto y una novela reside en lo siguiente: un relato corto puede tratar de un crimen; una novela trata del criminal, y los hechos derivan de una estructura psicológica que, si el escritor conoce su oficio, habrá descrito previamente. Por consiguiente, la diferencia entre un relato corto y una novela no es muy grande; por ejemplo, La larga marcha, de William Styron, se ha publicado ahora como "novela corta", cuando fue publicada por primera vez en Discovery como "relato largo". Esto significa que si lo leen en Discovery están leyendo un relato, pero si compran la edición de bolsillo van a leer una novela. Con eso basta.

Las novelas cumplen una condición que no se encuentra en los relatos cortos: el requisito de que el lector simpatice o se familiarice hasta tal punto con el protagonista que se sienta impulsado a creer que haría lo mismo en sus circunstancias... o, en el caso de la narrativa escapista, que le gustaría hacer lo mismo. En un relato no es necesario crear tal identificación, pues 1) no hay espacio suficiente para proporcionar tantos datos y 2) como se pone el énfasis en los hechos, y no en el autor de los mismos, carece realmente de importancia -dentro de unos límites razonables, por supuesto- quién es el criminal. En un relato, se conoce a los protagonistas por sus actos; en una novela sucede al revés; se describe a los personajes y después hacen algo muy personal, derivado de su naturaleza individual. Podemos afirmar que los sucesos de una novela son únicos, no se encuentran en otras obras; sin embargo, los mismos hechos acaecen una y otra vez en los relatos hasta que, por fin, se establece un código cifrado entre el lector y el autor. No estoy seguro de que esto sea especialmente negativo.

Además, una novela -en particular una novela de ciencia ficción- crea todo un mundo, aderezado con toda clase de detalles insignificantes..., insignificantes, quizá, para describir los personajes de la novela, pero vitales para que el lector complete su comprensión de todo ese mundo ficticio. En un relato, por otra parte, usted se siente transportado a otro mundo cuando los melodramas se le vienen encima desde todas las paredes de la habitación... como describió una vez Ray Bradbury. Este solo hecho catapulta el relato hacia la ciencia ficción.

Un relato de ciencia ficción exige una premisa inicial que le desligue por completo de nuestro mundo actual. Toda buena narrativa ha de llevar a cabo esta ruptura, tanto en la lectura como en la escritura. Hay que describir un mundo ficticio totalmente. Sin embargo, un escritor de ciencia ficción se halla sometido a una presión más intensa que en obras como, por ejemplo, Paul's Case o Big Blonde, dos variedades de la narrativa general que siempre permanecerán con nosotros.

En los relatos de ciencia ficción se describen hechos de ciencia ficción; en las novelas de este tema se describen mundos. Los relatos de esta colección describen cadenas de acontecimientos. El nudo central de los relatos es una crisis, una situación límite en la que el autor involucra a sus personajes, hasta tal extremo que no parece existir solución. Y luego, por lo general, les proporciona una salida. Sin embargo, los acontecimientos de una novela están tan enraizados en la personalidad del protagonista que, para sacarlo de sus apuros, debería volver atrás y reescribir su personaje. Esta necesidad no se encuentra en un relato, sobre todo cuanto más breves sea (relatos largos como Muerte en Venecia, de Thomas Mann, o la obra de Styron antes comentada son, en realidad, novelas cortas). De todo esto se deduce por qué los escritores de ciencia ficción pueden escribir cuentos pero no novelas, o novelas pero no cuentos; todo puede ocurrir en un cuento; el autor adapta sus personajes al tema central. El cuento es mucho menos restrictivo que una novela, en términos de acontecimientos. Cuando un escritor acomete una novela, ésta empieza poco a poco a encarcelarlo, a restarle libertad; sus propios personajes se rebelan y hacen lo que les apetece... no lo que a él le gustaría que hicieran. En ello reside la solidez de una novela, por una parte, y su debilidad, por otra.


Philip K. Dick


8 comentarios:

  1. Interesante artículo.
    Yo tengo un problema con el relato: tiendo a enrollarme y no encuentro temas que pueda escribir en pocas páginas, por eso me encuentro más cómoda en la novela.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  2. Saludos querida Lola: Bueno, en este artículo se usa la palabra relato como sinónimo de cuento y lo cierto es que este último debe tener una estructura muy definida para poderse llamar Cuento. En mi opinión, cuando escribes cuento sueles tener el final muy claro, que usualmente es sorpresivo; después narras el resto de la historia, el cuento dice Julio Cortázar -y otros autores- debe ser como una esfera.
    Lo tuyo no es un problema, es que ¡eres novelista! Un abrazo
    Ro

    ResponderEliminar
  3. Me encanta Philip K. Dick, aunque alguna de sus novelas es absolutamente inintegible, pero crea siempre imágenes fantásticas. Uno de sus cuentos es uno de mis preferidos, algún día lo publicaré. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Cati: que buena idea, avisame para leerlo juntas.
    Te quiero
    Ro

    ResponderEliminar
  5. Me gustaron tus notas y hasta hubiera querido tomar alguna para tenerla entre mis tesoros, pero ya ves... al deshabilitar el "seleccionar con el cursor", nos privas de poder llevarnos una parte de esa selección hermosa que ya hiciste para quienes te leemos...

    Sé que es por protección, pero no veo de qué... si te nutres igual o más de otros que también publicamos en la WEB.

    un saludo desde este lado del Ecuador

    ¡Piénsalo!

    ResponderEliminar
  6. Francisco Pinzón: Gracias por tu comentario, puedes pedirme por email (mi dirección está en mi perfil) la nota que te interese. Efectivamente la función de copiar está deshabilitada por protección, son muchos mis amigos blogueros que han perdido sus blogs (su trabajo de años) al ser vulnerables, así mismo somos muchos los que no invadimos con virus a los demás, ni hablar solo es lo que hay, es una pena.
    Esta es tu casa.
    Un abrazo
    Ro

    ResponderEliminar
  7. "que bonito tu blog amiga" me gusta todo lo que tienes en el oculto, son cosas muy bellas y reales como nosotras mismas, besos

    ResponderEliminar
  8. Olga Lucía: Gracias por tu visita y tu opinión. Asi es la vida y su esoterismo siempre están, solo hay que sintonizar en su frecuencia.

    Un abrazo grande
    Ro

    ResponderEliminar

Bruja Curandera

Enlace

"Aún una vida feliz no es factible sin una medida de oscuridad, y la palabra felicidad perdería su sentido si no estuviera balanceada con la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen, con paciencia y ecuanimidad"

〜※Carl Jung※〜