sábado, 10 de abril de 2010

Cuento: "Pobrecito Mío"

Photobucket

Aurora, inspirada en el aroma de las níveas rosas que adornan su habitación, reflexiona mientras sostiene en sus manos el cochecito de juguete que Adrián le regalara cuando se conocieron en el parque.

Suspira diciéndose a si misma… Es tan inocente que aun sin pretenderlo me he convertido en su guía y compañera de juegos. Su rostro cambia de expresión mientras continúa reflexionando, me apena que las madres estén tan ocupadas trabajando fuera del hogar, y los padres, procurando ser mejores proveedores se ausenten tantas horas al día, mientras sus pequeños crecen a la buena de dios, aunque también es cierto que la sola presencia física de los tutores no garantiza el éxito en la crianza.

Las yemas de sus dedos se deslizan y adivinan las formas y detalles del juguete, mientras las imágenes se dibujan en su mente evocándole el parque, los columpios, las risas de los pequeños que viven en su propio mundo de fantasías tan diferente al de los adultos. Inclina la cabeza para observar por la ventana y descorre el visillo admirando el radiante día, suspira y retoma sus pensamientos…Le he dicho que sea osado para obtener lo que quiere, pero es sumamente indeciso y ese rasgo en su carácter proviene de su madre, a la que no le gusta perder tiempo, y carente de paciencia se adelanta a las elecciones del inocente y él, ha crecido sin saber elegir lo que realmente quiere; pobrecito mío.

Aurora, entrecierra los ojos y aspira el aroma de las níveas rosas que adornan su habitación, cuando es interrumpida por el familiar sonido del claxon del coche, réplica de su pequeño juguete; se incorpora y baja con dificultad las escaleras, la larga y pesada cola del vestido de novia retarda su paso, sabe que es su amado Adrián que llega puntual a la cita para desposarla.

Ro

Photobucket

Te invito a leer otro de mis cuentos: "La Llamada"

*clica el coche de Adrián*



4 comentarios:

  1. Bonito cuento...Y tu blog, una preciosidad.

    Muchbesos.

    ResponderEliminar
  2. Querida Sakkarah: gracias por tus palabras, que me congracian doblemente viniendo de la autora de unos blogs preciosos.
    Abrazos y besos
    Ro

    ResponderEliminar
  3. No hay amor más puro que el de la niñez, que perdure para siempre como tu relatas, es la mayor bendición para una pareja.

    Un saludito Ro.

    ResponderEliminar
  4. Samuel: Mi cariño y un abrazo acompañado de la gratitud por tu comentario.
    Amor y luz en tu corazón.

    Ro

    ResponderEliminar

Bruja Curandera

Enlace

"Aún una vida feliz no es factible sin una medida de oscuridad, y la palabra felicidad perdería su sentido si no estuviera balanceada con la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen, con paciencia y ecuanimidad"

〜※Carl Jung※〜