lunes, 31 de mayo de 2010

La Sospecha


Un hombre perdió su hacha y sospechó del hijo de su vecino. Observó la manera de caminar del muchacho: exactamente como un ladrón. Observó la expresión del joven: como la de un ladrón. Observó también su forma de hablar: igual a la de un ladrón. En fin, todos sus gestos y acciones lo denunciaban culpable del hurto.

Pero más tarde encontró su hacha en un valle. Y después, cuando volvió a ver al hijo de su vecino, todos los gestos y acciones del muchacho parecían muy diferentes de los de un ladrón.

Texto Anónimo chino

PhotobucketConoce "La Olla de Barro", Texto Anónimo Hindú
Clica este link


8 comentarios:

  1. Cuando la mente se cierra en una sospecha,ve pruebas por todas partes,también me ha pasado a mi, Ro, con algunas personas..Pero,es bueno dar un margen de confianza, porque después comprobamos la equivocación.Por eso, no hemos de tomar en cuenta la primera impresión,sino profundizar y esperar..!!

    Mi felicitación por este post sabio.
    Mi abrazo inmenso,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  2. Lo que no sepan los chinos....
    Muy habitual formarnos una imagen de los demás en torno a nuestros propios perjuicios.
    Un besito Ro

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno el cuento, muy aleccionador. Tienes un premio en mi blog.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  4. Hay que saber ver con algo más que con los ojos...(vaya, te lo dice una miope, jajajaj)

    Un beso grande, Ro!!

    ResponderEliminar
  5. MJesús: Desde luego los chinos han legado textos que describen sus apreciaciones sobre el comportamiento humano -donde ninguno nos escapamos- algunas veces sospechamos de otros y otras tantas sospechan de nosotros...
    Gracias por tu abrazo, muchos besos.
    Ro

    ResponderEliminar
  6. Samuel: Mi querido amigo, que además de poeta es acertado en sus opiniones; coincido contigo.

    Mi cariño agradeciendo tu visita y comentario.
    Ro

    ResponderEliminar
  7. Sakkarah: Agradezco tus palabras, y también el premio, voy a por él.

    Besos
    Ro

    ResponderEliminar
  8. Mercedes: Jejeje si, el zorro del libro de Antoine de Saint-Exupéry "El Principito"... 'lo esencial es invisible a los ojos'
    Así que no hay que fiarnos de los pensamientos, por que los ojos verán a través de los prejuicios.

    Mi cariño querida amiga
    Ro

    ResponderEliminar

Bruja Curandera

Enlace

"Aún una vida feliz no es factible sin una medida de oscuridad, y la palabra felicidad perdería su sentido si no estuviera balanceada con la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen, con paciencia y ecuanimidad"

〜※Carl Jung※〜