lunes, 12 de julio de 2010

Cuento Africano


Un peul y un bambara, que compartían la misma celda, se enteraron a través del guardián de que por orden del rey uno de ellos sería castrado y el otro decapitado.

El peul, más astuto que el bambara, empezó a quejarse de inmediato, gritando que le dolían los testículos, que le dolían mucho y que pedía un alivio. Gritó tan fuerte que el guardián fue corriendo, armado con un sable afilado, y le desembarazó de los dos objetos de su dolor. El peul sufrió muchísimo el resto de la noche, pero en el fondo de sí mismo estaba contento por haber salvado la cabeza.

A su lado, el bambara dormía profundamente.

Por la mañana el rey los hizo llamar y les anunció que eran libres. Su castigo había sido levantado.

El peul se lanzó a una serie de imprecaciones y lamentaciones:

-¡El bambara ha salvado la vida -gritaba- y yo he perdido mis testículos!

-Nunca hay que leer la página cinco antes de la página cuatro -le dijo el rey.

Anónimo


¿Felicidad?
por John Locke



4 comentarios:

  1. PRCIOSA LA FELICIDAD ES COMO UN REFLEJO DEL ALMA LA LOGRA QUIEN SABE UNGIR UN BESO EN SU ALMA BESITOS GAVIOTA

    ResponderEliminar
  2. Leyéndote hace que perciba los sentimientos que transmiten tus palabras, por medio de la poesía o vivencias que van salpicando los momentos.
    Ello hace que me resulte muy agradable pasar un rato a tu lado visitándote y comentando.

    Un suspiro
    enamorado
    de un rayo de luna
    en el claro del bosque

    Un suspiro
    enamorado
    de las lagrimas del viento
    en el claro del lago

    Un suspiro
    enamorado
    del travieso sosiego
    en el claro del alma

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  3. Gaviota: Bello corazón el tuyo.
    Gracias amiga

    ResponderEliminar
  4. Marí Gata Coqueta: Tu inspiración nace del alma, de un corazón hermoso, de sentimientos gestados en la belleza.
    Gracias, te quiero.

    ResponderEliminar

Bruja Curandera

Enlace

"Aún una vida feliz no es factible sin una medida de oscuridad, y la palabra felicidad perdería su sentido si no estuviera balanceada con la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen, con paciencia y ecuanimidad"

〜※Carl Jung※〜