sábado, 31 de julio de 2010

Alex Hernández "Compañía"

Para este fin de semana un cortometraje de Álex Hernández,
narra una historia que sucede en tu ciudad, habla de ti...


Premios:
-Mejor Guión, Latin American Poetic Short Film Festival (New York)
-Primer premio certamen Espacio Libre 2006 (Granada)
-Accésit Mejor Guión Espacio Libre 2005 (Granada)


Mira este corto:
"Lo que tu quieras oír", es una historia de amor sobre la relación
entre la ficción y la realidad.




martes, 27 de julio de 2010

Espejitos Mágicos


En aquel extraño puesto ambulante, vendían espejos en los que se reflejaba el ser interior de todo el que se asomase a ellos.

La gente desconfiaba, pensaba que tenían alguna trampa, pues en sus lunas aparecían, cada vez que los compradores se acercaban a ellos, unos diamantes enormes, brillantes como la luz de las estrellas. Pero esos espejos no tenían ningún truco, todos albergamos un ser invisible, tan puro como un diamante y tan luminoso como el sol.

Pasaban los días, los meses, los años, y los espejos nunca se vendían. Los caminantes pasaban de largo, como pasan por la vida, sin conocer la riqueza que llevan en su interior.


Decidió empezar a conocerse, saber quién era. Descubrió que cada persona con la que se encontraba era una lección por aprender y que lo que los demás llamaban “el mundo” era como un enorme espejo que reflejaba la situación de cada cual. Había tantos mundos como personas dispuestas a verse reflejadas…


Plano creativo

"Espejito, espejito mágico ¿Quién es la más hermosa?"

Averígualo, sigue este enlace



viernes, 23 de julio de 2010

Juan José Arreola “La Mígala”


La mígala discurre libremente por la casa, pero mi capacidad de horror no disminuye.

El día en que Beatriz y yo entramos en aquella barraca inmunda de la feria callejera, me di cuenta de que la repulsiva alimaña era lo más atroz que podía depararme el destino. Peor que el desprecio y la conmiseración brillando de pronto en una clara mirada.

Unos días más tarde volví para comprar la migala, y el sorprendido saltimbanqui me dio algunos informes acerca de sus costumbres y su alimentación extraña.

Entonces comprendí que tenía en las manos, de una vez por todas, la amenaza total, la máxima dosis de terror que mi espíritu podía soportar. Recuerdo mi paso tembloroso, vacilante, cuando de regreso a mi casa sentía el peso leve y denso de la araña, ese peso del cual podía descontar, con seguridad, el de la caja de madera en que la llevaba, como si fueran dos pesos totalmente diferentes: el de la madera inocente y el del impuro y ponzoñoso animal que tiraba de mí como un lastre definitivo. Dentro de aquella caja iba el infierno personal que instalaría en mi casa para destruir, para anular al otro, el descomunal infierno de los hombres.

La noche memorable en que solté a la migala en mi departamento y la vi correr como un cangrejo y ocultarse bajo un mueble, ha sido el principio de una vida indescriptible. Desde entonces, cada uno de los instantes de que dispongo ha sido recorrido por los pasos de la araña, que llena la casa con su presencia invisible.

Todas las noches tiemblo en espera de la picadura mortal. Muchas veces despierto con el cuerpo helado, tenso, inmóvil, porque el sueño ha creado para mí, con precisión, el paso cosquilleante de la araña sobre mi piel, su peso indefinible, su consistencia de entraña. Sin embargo, siempre amanece. Estoy vivo y mi alma inútilmente se apresta y se perfecciona.

Hay días en que pienso que la mígala ha desaparecido, que se ha extraviado o que ha muerto. Pero no hago nada para comprobarlo. Dejo siempre que el azar me vuelva a poner frente a ella, al salir del baño, o mientras me desvisto para echarme en la cama. A veces el silencio de la noche me trae el eco de sus pasos, que he aprendido a oír, aunque sé que son imperceptibles.

Muchos días encuentro intacto el alimento que he dejado la víspera. Cuando desaparece, no sé si lo ha devorado la mi-gala o algún otro inocente huésped de la casa. He llegado a pensar también que acaso estoy siendo víctima de una superchería y que me hallo a merced de una falsa mígala. Tal vez el saltimbanqui me ha engañado, haciéndome pagar un alto precio por un inofensivo y repugnante escarabajo.

Pero en realidad esto no tiene importancia, porque yo he consagrado a la mígala con la certeza de mi muerte aplazada. En las horas más agudas del insomnio, cuando me pierdo en conjeturas y nada me tranquiliza, suele visitarme la mígala.

Se pasea embrolladamente por el cuarto y trata de subir con torpeza a las paredes. Se detiene, levanta su cabeza y mueve los palpos. Parece husmear, agitada, un invisible compañero. Entonces, estremecido en mi soledad, acorralado por el pequeño monstruo, recuerdo que en otro tiempo yo soñaba en Beatriz y en su compañía imposible.


Te gustará leer "Una de dos" del mismo autor.
sigue este enlace

miércoles, 21 de julio de 2010

Miedo

Las emociones han sido constante inspiración en la literatura, tal vez sea el miedo la que nos caracteriza en estos tiempos y la que mayor estrago causa, parece estar presente en cualquier momento de nuestras vidas, algunas veces intentamos vencerlo con buenos argumentos, tal vez con auto engaño, cantando, o golpeando tablillas de madera al estilo chino...

Miedo, quién no ha experimentado esa terrible sensación de alerta y angustia por la presencia de un peligro, sea real o imaginario: miedo a morir, miedo al fracaso, al que dirán, a no hacerlo bien, a no llenar las expectativas, al cambio, a la vida, a la muerte…
¿Cómo vencerlo?
¡Enfrentándolo!




Mira esta historia de Anthony de Mello
y el origen de algunos miedos
Clica este enlace



lunes, 19 de julio de 2010

José Saramago - "El Silencio"


El silencio es, por definición, lo que no se oye. El silencio escucha, examina, observa, pesa y analiza. El silencio es fecundo. El silencio es la tierra negra y fértil, el humus del ser, la melodía callada bajo la luz solar. Caen sobre él las palabras. Todas las palabras. Las palabras buenas y malas. El trigo y la cizaña. Pero sólo el trigo da pan.


José Saramago
De este mundo y del otro, Alfaguara.



Algo escrito por John Lennon
Clica este link


jueves, 15 de julio de 2010

Verano 2010


Observo las olas llevadas por la brisa cargada de sal, se dibuja en el horizonte una historia que me deja pensativa, me provoca un mundo de emociones que danzan envueltas en velos de recuerdo con música del océano; es mi vida que en retrospectiva acude a una cita no concertada, a un encuentro con el sol, con la causalidad. Son días de luz y sombras, son días para el 'Ermitaño' del tarot, son tiempos del alma, de lugares insospechados en mi corazón.
Un pequeño cangrejo mimetizado con el color de la arena es testigo de la película que se proyecta en la lejanía donde el cielo se besa con el mar. Después de este espacio, no se que seguirá; me balanceo como las palmeras a merced del aire, se agitan mis alegrías, mis temores, mis recuerdos, mis expectativas, y me suelto al viento sin oponer resistencia, colaborando con el inevitable fluir de la vida, solo cuento con mis creencias, con la incondicional asistencia divina, con la presencia del destino que sea cual fuere, llegará puntual a su cita.

Ro

martes, 13 de julio de 2010

Las Mil y Una Noches

El lejano Oriente fue también la cuna de Las mil y una noches, célebre colección de cuentos que nos abre las puertas de un mundo lleno de encantos y alucinaciones, narraciones de aventuras fascinantes que proceden de siglos diferentes y cuya redacción definitiva es posterior al siglo XVI. Las mil y una noches es, pues, una creación colectiva de árabes, persas, judíos y egipcios, que escribieron en un estilo popular, lleno de expresiones que no pertenecen al árabe clásico, y aún a veces haciendo uso de dialectos, como en el cuento de "Aladino y la lámpara maravillosa", que fue escrito en dialecto siríaco.
Esta colección de cuentos que pinta poéticamente la vida de los hombres del Oriente, y, particularmente, la astucia de las mujeres del harén, es una joya literaria y una "caja de Pandora", que encierra las figuras más inverosímiles de la imaginación y la fantasía. De principio a fin, los cuentos están cargados de un enorme poder sugestivo, a pesar de que la historia se inicia con un rey, quien en venganza del daño que le causó su primera esposa, da muerte a las demás una vez celebrada la noche de bodas, hasta el día en que contrae matrimonio con la hija del visir de su reino, con la joven y hermosa Schahrazada, quien, para evitar su muerte, relata a su hermana Doniazada y a su esposo, el rey, los episodios de una historia que se prolonga durante mil y una noches -y no mil-, seguramente debido a las supersticiones que los árabes tienen con relación a los números enteros, misterio numérico que se conserva hasta nuestros días.
Según las primeras versiones, la historia de Las mil y una noches comienza cuando "el Rey Schahzamán sorprende una noche a su mujer tendida en el lecho, abrazada con un esclavo, y desenvainando el alfanje, los deja a ambos muertos sobre los tapices de la cama. Entonces sale a visitar a su hermano, el poderoso Rey Schahriar. Llega entristecido pero trata de mantener en secreto los acontecimientos. Por casualidad, un día se asoma a una ventana en el palacio y ve a la mujer de su hermano entregada a libertinajes aún más escandalosos que los de su propia mujer. Al verlo, su humor se levanta un poco, y va a compartir con el inocente Schahriar su desgracia común. Habiéndose cerciorado de los hechos, Schahriar parte con su huésped para pensar sobre lo que harían. Los dos hermanos marchan día y noche hasta que llegan a descansar debajo de un árbol, en medio de una solitaria pradera junto al mar. Luego ven brotar del mar una negra columna de humo. Asustados, los reyes suben a la cima del árbol y miran. La columna se convierte en un efrit -una especie de genio- quien abre una caja de la cual aparece enseguida una joven de espléndidas proporciones. El efrit cae dormido y la jovencita señala a los dos reyes para que desciendan. Les enseña un collar compuesto de quinientos setenta anillos cuyos dueños la habían poseído a ella junto a los cuernos insensibles del efrit. Reclama también los anillos de los dos hermanos y explica que pese a las precauciones extraordinarias tomadas por su raptor, siempre ha sido capaz de burlarle, tan fuerte es la habilidad de una mujer, una vez que tiene ganas de hacer algo. Ese intervalo milagroso puede entenderse como una clase de vuelo de fantasía del Rey Schahriar, indicativo del crecer de un profundo y agrio recelo contra todas las mujeres. De este modo el rey experimenta una fuerte transformación, y su primer acto al volver a casa es mandar degollar a su esposa. Enseguida ordena a su visir que cada noche le lleve una joven virgen. Y cada noche, después de arrebatarle su virginidad, manda que la maten. Esto continúa durante tres años, hasta que se agota la provisión de vírgenes en el reino, salvo las dos hijas doncellas del visir mismo. La mayor se llama Schahrazada y la menor Doniazada. Schahrazada propone a su padre para casarse con el rey, con la esperanza de ser el rescate de muchas otras de entre las manos del rey. El visir lo acepta con mucho dolor, y la lleva al rey. Al llegar la hora fatídica, Schahrazada implora al rey que le permita despedirse de su querida hermana. Schahriar tiene piedad y mientras le arrebata su virginidad, sus sirvientes van en búsqueda de Doniazada. La joven, una vez llegada, pide de Schahrazada un cuento de despedida y el rey nuevamente accede. La astuta hija del visir empieza a contar una historia, pero la deja incompleta. Así coacciona al rey, quien, movido por la curiosidad, le permite vivir otro día para que la historia sea terminada. Y de esta manera Schahrazada procura narrar sus relatos intrincados y encantadores, noche tras noche, durante mil noches y una noche" (Heisig, J.W., 1976, p. 100-101).
Como es de suponer, Scheherazada no sólo apacigua la crueldad del rey y salva a su pueblo de un baño de sangre, sino también teje con el ovillo de su imaginación una historia detrás de otra, con cíclopes de un solo ojo, aves gigantes y ballenas que ponen en peligro la vida de "Simbad, el marino", o en las cuales la simple pronunciación de palabras mágicas transforman a los humanos en bestias y a las bestias en humanos, como en "La historia de los tres viejos". Se tratan de cuentos fantásticos en los que las alfombras, cajas, mujeres y caballos vuelan cual pájaros hasta desvanecerse en el aire, como en "El caballo volador", o cuyas fórmulas mágicas abren montañas y descubren riquezas en deslumbrantes cantidades, como en "Alí Baba y los cuarenta ladrones". En estos cuentos no es raro que un cofre abandonado en la cima de un monte conduzca a un sótano rodeado de piedras preciosas y, ésta a su vez, a unos jardines cuyos árboles dan frutos de oro macizo, como en "Aladino y la lámpara maravillosa". Los genios, nacidos del cuello de una botella para castigar a los malos y premiar a los buenos, aparecen y desaparecen en los remolinos de polvo y entre la copa de los árboles, como en "El mercader y el genio" o "El ladrón de Bagdad", donde un genio, mofletudo y de aspecto bondadoso, emerge de la boquilla de una lámpara, rodeado de un luminoso halo de luz, para hacer rico al pobre y pobre al codicioso. Con seguridad, muchos recuerdan todavía estas palabras: "¡Ábrete, Sésamo!" o las profecías del profeta Mohamed, quien lee el pensamiento de sus adversarios y descubre los secretos escondidos en el corazón humano.
Estos cuentos fantásticos, que tuvieron una gran importancia en Europa y el mundo, que han inspirado a los escritores de todos los tiempos y han deleitado a grandes y chicos, fueron traducidos por primera vez a un idioma occidental por el francés Antoine Galand, en doce volúmenes (1704-1717), los cuales no sólo se ciñeron a un texto único, sino a varios manuscritos que son piezas de un mismo mosaico. "Por otra parte, se han ido descubriendo los textos árabes de cuentos que se hallaban en las ediciones orientales conocidas, como el de ‘Aladino y la lámpara maravillosa’. En suma, se ha ido haciendo un minucioso trabajo de recopilación y de crítica" (Véase Historia Universal de la Literatura, 1978, p. 98-99).
En la actualidad se conocen una infinidad de ediciones de Las mil y una noches, con traducciones y adaptaciones destinadas a la infancia, sin que por esto se haya omitido o alterado lo más relevante de esta obra clásica: la fantasía.

- Fin de la serie -







lunes, 12 de julio de 2010

Cuento Africano


Un peul y un bambara, que compartían la misma celda, se enteraron a través del guardián de que por orden del rey uno de ellos sería castrado y el otro decapitado.

El peul, más astuto que el bambara, empezó a quejarse de inmediato, gritando que le dolían los testículos, que le dolían mucho y que pedía un alivio. Gritó tan fuerte que el guardián fue corriendo, armado con un sable afilado, y le desembarazó de los dos objetos de su dolor. El peul sufrió muchísimo el resto de la noche, pero en el fondo de sí mismo estaba contento por haber salvado la cabeza.

A su lado, el bambara dormía profundamente.

Por la mañana el rey los hizo llamar y les anunció que eran libres. Su castigo había sido levantado.

El peul se lanzó a una serie de imprecaciones y lamentaciones:

-¡El bambara ha salvado la vida -gritaba- y yo he perdido mis testículos!

-Nunca hay que leer la página cinco antes de la página cuatro -le dijo el rey.

Anónimo


¿Felicidad?
por John Locke



jueves, 8 de julio de 2010

No te rindas


No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

Mario Benedetti


lunes, 5 de julio de 2010

Compañero de vida

¿QUÉ REPRESENTA UN GATO COMO COMPAÑERO DE VIDA?

Alejandro Jodorowsky:
Para mí ha sido esencial vivir casi toda mi vida acompañado por lo menos con un gato y con varias plantas. Aparte del maravilloso felino Kazan convivo con Satoichi, un bonzai liberado. Me regalaron el arbolito como si fuera un triste enano. Lo dejé crecer sin podarlo. Se estiró y se estiró. Ahora sus ramas casi llegan al techo: es una visión cotidiana de la alegría de vivir habiéndose liberado de los límites impuestos por los cultivadores. Kazan también demuestra su alegría, multitud de ronroneos, porque nunca le he impuesto cosas que contrarían su naturaleza. Puede dormir donde quiere, subir a la mesa mientras como, dormir conmigo ( y mi esposa), ser siempre tratado con cariño y respeto… Convivir con otras formas de vida que la humana es enriquecedor, nos hace humildes, responsables, comprensivos. Aprendemos otras formas de ser, no verbales (el gato) y no nómadas (la planta). A través de estos compañeros nos unimos a todas las diferentes formas de vida que pueblan nuestro planeta y el cosmos. Y más aún, nos unimos al animal y al vegetal (también al mineral) que habita en nosotros mismos.

jueves, 1 de julio de 2010

La decoradora de Monitos

Siempre se aprende algo nuevo.
Mercedes, una chica que en apariencia es igual a todas, tal vez lo que la hace diferente es que ella sabe que es una “decoradora de monitos”. Te preguntarás que es un monito, bueno, esto es un monito; un dibujo de trazo simple que representa un chico.

Pero Mercedes llama así a los chicos de carne y hueso, ‘monitos’; comenzó a darles ese nombre cuando despertó del sueño en el que creció… ¡bienvenida realidad!
Bueno, el despertar fue como recibir un golpe en la cara en un partido de baloncesto, unos lo logran con meditación y su sensei, en el diván del psiquiatra, mirando televisión, conversando con una amiga, o bebiendo un vaso de leche... pero a ella la iluminación le llegó de sorpresa ¿Shamadi?... no se yo.
¿Cómo se decora un monito?, pues básicamente con imaginación y como Mercedes es muy creativa, pues solía hacerlo sin darse cuenta.
Pueden ser procesos ‘naturales’ del enamoramiento, lo cierto es que sucede más o menos así:
Una vez seleccionado el chico, comienzas a decirte a ti misma lo atractivo que es, lo gentil y bien portado, caballeroso, risueño, buen conversador… cada atributo es un adorno, que generalmente no es real, pero que decora a un simple tío y lo convierte en un semidiós bajado del Olimpo ¿recuerdas a Hércules?, o a ¿Iron man?
Desde luego el chico pone de su parte, se esmera en representar lo que no es realmente, y así se completa el 'uno-dos', lo siguiente llega inevitablemente con el paso de los días, se llama realidad, y es ¡el pelotazo en la cara! Lo cierto es que mientras dura es muy agradable, es una fantasía creada a medida que calza el espacio que los cuentos de princesas han horadado desde la infancia... Pero es apenas consecuencia lógica, que no hay que sentirse mal, el truco esta en no perder la brújula al navegar, y saber que hemos puesto un poco de fantasía en nuestras vidas.

Pues esto es lo que Mercedes me ha confiado, no la juzgo, la entiendo por que creo que en el fondo soy una decoradora de monitos redimida.
Finalmente la vida es corta y cada cual se cuenta la historia a su manera, o… ¿me equivoco?

Ro



Te invito a leer:
"Abre tu ventana"

Bruja Curandera

Enlace

"Aún una vida feliz no es factible sin una medida de oscuridad, y la palabra felicidad perdería su sentido si no estuviera balanceada con la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen, con paciencia y ecuanimidad"

〜※Carl Jung※〜