jueves, 30 de septiembre de 2010

Paulo Coelho "Porque amamos a las mujeres"


Nosotros, los hombres, amamos a las mujeres porque aún se creen adolescentes incluso después de haber envejecido.

Porque sonríen cada vez que se cruzan con un niño.

Porque caminan erguidas por las calles, mirando siempre al frente, y jamás se vuelven para agradecer o devolver la sonrisa y el saludo que les dedicamos mientras pasan.

Porque en la cama son osadas, y no porque tengan una naturaleza perversa, sino porque quieren agradarnos.

Porque se sacrifican sin quejarse en nombre de la belleza ideal, enfrentando depilatorios, inyecciones de Botox y amenazadoras máquinas de gimnasio.

Porque prefieren comer ensaladas.

Porque dibujan y pintan su cara con la misma concentración de un Miguel Ángel trabajando en la Capilla Sixtina.

Porque si quieren saber algo sobre la apariencia que tienen, buscan a otras mujeres, sin incomodarnos con este tipo de preguntas.

Porque tienen sus propias maneras de resolver problemas, que jamás entendemos, y que nos enloquecen.

Porque son compasivas, y nos dicen “te quiero” justo cuando empiezan a querernos menos, para compensar lo que estamos sintiendo y notando.

Porque se quejan de cosas que también nosotros sentimos, como resfriados y dolores reumáticos, y de esta manera entendemos que son personas iguales a nosotros.

Porque mientras nuestros ejércitos invaden otros países, ellas se mantienen firmes en su guerra privada e inexplicable para acabar con todas las cucarachas del mundo.

Porque son capaces de ir a trabajar vestidas como hombres, con chaqueta y pantalón -trajes pequeños y delicados- mientras que ningún hombre se atrevió jamás a hacer algo parecido llevando faldas.

Porque en las películas – y sólo en las películas – ellas nunca se duchan antes de hacer el amor con sus parejas.

Porque siempre consiguen encontrarle un defecto convincente a la mujer de la que decimos que es guapa, de manera que nos dejan inseguros en relación a nuestros propios gustos. (Verdad!!!)

Porque consiguen fingir orgasmos con la misma calidad artística de la estrella de cine más famosa y con mayor talento.

Porque les encantan los cócteles exóticos de varios colores y con adornos delicados, mientras nosotros tomamos nuestro whisky de siempre.

Porque no pierden una eternidad de tiempo considerando la mejor manera de abordar al guapo muchacho que acabó de entrar en el autobús.

Porque nosotros vinimos de ellas, volveremos a ellas, y hasta que tal cosa ocurra, viviremos orbitando alrededor del cuerpo y de la mente femenina.

(Y yo añado: nosotros, los hombres, las amamos porque son mujeres. Así de fácil)


Paulo Coelho’s Blog

martes, 28 de septiembre de 2010

“Por los pelos” Dichos populares


Salvarse por los pelos

En tiempos remotos, el oficio de marino no hacía descontar -como en la actualidad- que este profesional supiera nadar; más aún, había muchos hombres de mar que no podían siquiera mantenerse a flote en caso de naufragio debido a que la capacidad de nadar no era una condición "sine qua non" para ingresar como tripulante.

De ahí que, cuando un día el jefe de cierto cuerpo de la Armada, quizá guiado por razones puramente higiénicas, dio orden de rapar la cabeza de todos sus hombres, estos se alzaron en clamor de protesta y rebeldía, llegando incluso a la superioridad, alegando que la medida atentaba contra su vida, debido a que de esa manera se les privaba, en caso de naufragio, de una forma de asidero, dado que muchas veces eran salvados de una muerte segura al ser tomados de los largos pelos de su cabeza.

Este pedido formulado por los marinos fue curiosamente atendido por los superiores que, a través de una Real Orden expedida en 1809, decretaron la caducidad de la medida de exigir el pelo corto a los marinos.

En la actualidad, la expresión salvarse por los pelos es usada para dar a entender que alguien logra salir de un apuro extremo, justo en el último momento.


http://www.1de3.com/

clic


sábado, 25 de septiembre de 2010

Lewis Carroll





"¿Para qué sirve un libro sin imágenes ni diálogos?"

Lewis Carroll


Clic

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Palabras


Desde mis ojos yo te puedo enseñar mi ciudad, mi país; desde mis emociones te puedo dejar ver lo que tengo en el alma, desde mi boca te puedo mostrar lo que mi mente piensa, es lo que tengo; tu puedes desde ti, pintar lo que te doy con tus propios colores y hacer paisajes maravillosos.

Sonrieron complacidos, ella escribió su adiós mirando las estrellas, el a plena luz del día cerró sesión en facebook mientras pensaba “me gusta”.




Ro


clic


lunes, 20 de septiembre de 2010

Oración de las Mujeres Guardianas de la Tierra


Mi corazón de mujer es rociado con el dulce néctar de sanación que la Madre Cósmica me entrega.

En este momento soy parte del Círculo Sagrado de Mujeres de Luz, y unida a mis hermanas, activo mi fuerza espiritual para irradiar energía amorosa a través de mis manos y mi conciencia.

Te pido Madre Cósmica que bendigas mis manos y las manos de mis hermanas en todo el mundo para poder canalizar aquí y ahora tu Luz Sanadora hacia la Madre Tierra.

Te pido Madre Divina que hagas de nosotras un instrumento de tu paz.

Te pido Madre Divina que hagas de nosotras un instrumento de tu Luz.

Te pido Madre Divina que hagas de nosotras un instrumento de tu Amor.

Ayúdanos a despertarnos como Mujeres Sagradas, guerreras del Amor, defensoras de la Vida. Acompañada por la Fuerza espiritual de todas mis hermanas envuelvo a la Tierra en una Luz intensamente Violeta y la limpio de todas las heridas.

Libero en este instante su dolor y sufrimiento y envuelvo a la Tierra en una serena Luz Rosada, llenando de vibración amorosa cada rincón de este planeta.

El poder gestante de mi útero se une al poder gestante de los úteros de mis hermanas, y entre todas formamos un círculo sagrado de protección para la Madre Tierra.

Estando juntas y conscientes de nuestro poder femenino unificado, nuestro Amor es un arma concreta, más poderosa que cualquier arma de guerra.

Abro en mis circunstancias actuales canales hacia la Gracia Divina.

Me comprometo a Ser Guardiana de la Madre Naturaleza, amando y cuidando todo lo que la Diosa ha creado en la Tierra.

Me comprometo a mantener viva esta oración día tras día, fortaleciendo el Círculo de Mujeres de Luz.

A través de mis actos cotidianos me comprometo a sembrar Amor en la Tierra.

Marcela Paz

martes, 14 de septiembre de 2010

Niño traidor

Al niño se le inculca que tiene que ser como sus padres… de lo contrario será un traidor o un enfermo.


Recién nacido los dos linajes (el materno y el paterno) tratan de apropiárselo…Comentan que se parece a la madre, o al padre, incluso a un abuelo o abuela… Y con silencios envenenados se le repite:

“Es malo no parecerse a nosotros”

“Es malo realizar lo que nosotros no pudimos lograr”

“Es malo entregarse a aquello que nosotros no nos atrevimos a desear”

“Es malo haber nacido porque te convertiste en una carga”

“Es malo que no te sacrifiques por nosotros porque nosotros nos sacrificamos por ti”

“En resumen: es malo que quieras ser tu mismo”

LO ANTERIOR NOS SUMERGE EN UNA DOLOROSA NEUROSIS DE FRACASO

La enfermedad te da una forma de identidad y de pertenencia respecto de quien te enfermó

Para sanarse, el enfermo tiene que comprender que la mayoría de las veces el origen de su padecimiento es de naturaleza psicológica. La enfermedad es el único lazo que lo ata a los seres que él quiere, pero que no lo amaron en la forma en que él necesitaba ser querido. Si reconocemos que nunca nos amaron, comenzamos a sanarnos…pero tememos saberlo por el inmenso dolor que eso supondría para nosotros. Queremos algo que nos quite el dolor pero no deseamos conocer de dónde viene ese dolor, su origen.

Si tenemos un problema, preguntémonos de dónde viene ese problema…

Cambiemos, hagamos un trabajo de introspección, evolucionemos. No se resuelve un problema cambiando un síntoma, sino trabajando en uno mismo

La enfermedad es una invitación a enfrentar un problema psicológico que estaba oculto

Ante una situación de “conflicto”, si el ego intelectual, o el emocional, o el libidinal no logran encarar la verdad, el cerebro creará un mal tratando de buscar en el cuerpo una solución al problema. Pero la enfermedad no es la solución del problema, sino una invitación a enfrentar un conflicto que se ha mantenido secreto

La curación consiste en (prescindiendo de las prohibiciones familiares, sociales y culturales) en el reconocimiento y la realización de lo que uno es

Alejandro Jodorowsky

domingo, 12 de septiembre de 2010

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Apuntes de Juan Bosch - segunda nota


"Arte de escribir cuentos", notas de Juan Boch.
Enlace a la primera nota

El interés que despierta el cuento puede medirse por los juicios que les merece a críticos, cuentistas y aficionados. Se dice a menudo que el cuento es una novela en síntesis y que la novela requiere más aliento en el que la escribe. En realidad los dos géneros son dos cosas distintas; y es más difícil lograr un buen libro de cuentos que una novela buena. Comparar diez páginas de cuento con las doscientas cincuenta de una novela es una ligereza. Una novela de esa dimensión puede escribirse en dos meses; un libro de cuentos que sea bueno y que tenga doscientas cincuenta páginas, no se logra en tan corto tiempo. La diferencia fundamental entre un género y el otro está en la dirección: la novela es extensa; el cuento es intenso.

El novelista crea caracteres y a menudo sucede que esos caracteres se le rebelan al autor y actúan conforme a sus propias naturalezas, de manera que con frecuencia una novela no termina como el novelista lo había planeado, si no como los personajes de la obra lo determinan con sus hechos. En el cuento, la situación es diferente; el cuento tiene que ser obra exclusiva del cuentista. El es el padre y el dictador de sus Criaturas; no puede dejarlas libres ni tolerarles rebeliones. Esa voluntad de predominio del cuentista sobre sus personajes es lo ue se traduce en tensión por tanto en intensidad. La intensidad de un cuento no es producto obligado, como ha dicho alguien, de su corta extensión; es el fruto de la voluntad sostenida con que el cuentista trabaja su obra. Probablemente es ahí donde se halla la causa de que el género sea tan difícil, pues el cuentista necesita ejercer sobre sí mismo una vigilancia constante, que no se logra sin disciplina mental y emocional; y eso no es fácil.

Fundamentalmente, el estado de ánimo del cuentista tiene que ser el mismo para recoger su material que para escribir. Seleccionar la materia de un cuento demanda esfuerzo, capacidad de concentración y trabajo de análisis. A menudo parece más atrayente tal tema que tal otro; pero el tema debe ser visto no en su estado primitivo, sino como si estuviera ya elaborado. El cuentista debe ver desde el primer momento su material organizado en tema, como si ya estuviera el cuento escrito, lo cual requiere casi tanta tensión como escribir.

El verdadero cuentista dedica muchas horas de su vida a estudiar la técnica del género, al grado que logre dominarla en la misma forma en que el pintor consciente domina la pincelada: la da, no tiene que premeditarla. Esa técnica no implica, como se piensa con frecuencia, el final sorprendente. Lo fundamenta en ella es mantener vivo el interés del lector y por tanto sostener sin caídas la tensión, la fuerza interior con que el suceso va produciéndose. El final sorprendente no es una condición imprescindible en el buen cuento. Hay grandes cuentistas, como Antón Chejov, que apenas lo usaron. “A la deriva”, de Horacio Quiroga, no lo tiene, y es una pieza magistral. Un final sorprendente impuesto a la fuerza destruye otras buenas condiciones en un cuento. Ahora bien, el cuento debe tener su final natural como debe tener su principio.

No importa que el cuento sea subjetivo u objetivo; que el estilo del autor sea delibero damente claro u oscuro, directo o indirecto: el cuento debe comenzar interesando al lector. Una vez cogido en ese interés el lector está en manos del cuentista y éste no debe soltarlo más. A partir del principio el cuentista debe ser implacable con el sujeto de su obra; lo conducirá sin piedad hacia el destino que previamente le ha trazado; no le permitirá el menor desvío. Una sola frase aun siendo de tres palabras que no esté lógica y entrañablemente justificada por ese destino manchará el cuento y le quitará esplendor y fuerza. Kippling refiere que para él era más importante lo que tachaba que lo que dejaba; Quiroga afirma que un cuento es una flecha disparada hacia un blanco y ya se sabe que la flecha que se desvía no llega al blanco.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Técnica de la prosa moderna

Jack kerouac, credo y Técnica de la prosa moderna (extracto)

Lista de las condiciones esenciales

  • Libretas secretas garrapateadas y páginas frenéticas mecanografiadas para tu exclusivo placer.
  • Acoge todo signo, ábrete, escucha.
  • Evita emborracharte cuando no estás en casa.
  • Sé amante de tu vida.
  • Sé poseído de una ingenua santidad del espíritu.
  • Respira, respira tan fuerte como puedas.
  • Escribe lo que quieres infinitamente, brota del infinito de tu alma.
  • No más tiempo para la poesía, en su lugar lo que es.
  • Permanece en trance, inmóvil, sueña con el objeto que está ante ti.
  • Al igual que Proust, sé fanático del tiempo.
  • Relata la historia verdadera del mundo en monólogo interior.
  • Vive tu memoria y tú asombro.
  • Sal del fondo de tu ser, y con los ojos muy abiertos lánzate al mar del lenguaje.
  • Acepta perderlo todo.
  • Suprime el miedo y la vergüenza ante la integridad de tu experiencia, de tu lengua y de tu saber.
  • Escribe para que el mundo lea y vea la imagen precisa que tienes de él.
  • Un libro-film, un film de palabras, he ahí la forma norteamericana de visión.
  • Creación salvaje, sin límite, pura, surgida de las profundidades, a ser posible alucinada.
  • Tú eres un genio, siempre.

Jack Kerouac




miércoles, 1 de septiembre de 2010

Viajes


Alguna vez en la vida, todos tendremos que realizar un viaje; pueden ser por diversas índoles, o razones, pero siempre –según dicen- los viajes ilustran. Algunos viajes se hacen sin moverse de donde uno esta, cuando son a futuro les decimos planes o proyectos, cuando son al pasado entonces los llamamos recuerdos, pero también hay otra clase de viaje que necesita al menos hacerse una vez en la vida, un viaje para el que no hay planes, ni transporte cómodo, ni siquiera alimentos en el trayecto, es el viaje al interior a uno mismo, viaje que a veces nos negamos a emprender; aun cuando la promesa sea la del mejor paisaje del mundo.

Ro







Bruja Curandera

Enlace

"Aún una vida feliz no es factible sin una medida de oscuridad, y la palabra felicidad perdería su sentido si no estuviera balanceada con la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen, con paciencia y ecuanimidad"

〜※Carl Jung※〜