lunes, 31 de enero de 2011

Encuentro casual



Los rayos del sol eran absorbidos por cada poro de su piel provocando agradables sensaciones, que la brisa fría suavizaba mientras se colaba por su melena provocando cosquilleos en su cuello, pensaba que era agradable caminar por la explanada luego de varias horas en su claustrofóbica oficina; le parecía casi erótico, sensual, delicioso. Siguió andando pero ahora cerró los ojos para dedicarse aquel íntimo momento, abrazarlo, y dejarse llevar; al abrirlos su corazón dio un vuelco, a la distancia aquel hombre que tantas veces le había robado el sueño bajaba por las escaleras, ella calculó que dada la distancia y el ritmo de sus pasos tendría que acelerar la marcha si quería encontrase frente a él de manera ‘casual’ y, por fin hablarle de sus inquietudes, liberarse así de las largas horas sin dormir. No apartó la mirada, fijó su objetivo y apuró el ritmo de sus pasos, entonces notó como sus caderas continuaban bajo los efectos del sol, se balanceaban haciendo de su andar una danza casi tribal, eso la hacía sentir algo primitiva y poderosa, su corazón comenzó a marcar acelerados latidos mientras la transpiración humedecía su ropa, sintió como sus labios se entreabrieron, los percibió algo hinchados, sus comisuras conteniendo parte de la salivación de ese momento, se sentía voluptuosa, su mirada seguía clavada en él, un suspiro casi imperceptible escapó cuando abrió su boca. Ambos se detuvieron, se miraron, ella cerró los ojos un instante buscando valor, lo miró decidida, su voz sonó como una cascada de agua cristalina, “buenas tardes jefe, a ver si lo digo… quiero un aumento de sueldo”

Ro

2 comentarios:

  1. Rocio has combinado la sutileza del buen erotismo, con un humor genial. Un final inesperado, me encanta, lo voy a leer otra vez. Besos. Pepi.

    ResponderEliminar
  2. Pepi: Gracias. Este relato ha nacido de un momento inesperado, y siguiendo la recomendación de mi maestro de narrativa, le he dado un final sorpresivo jejeje
    Abrazos

    ResponderEliminar

Bruja Curandera

Enlace

"Aún una vida feliz no es factible sin una medida de oscuridad, y la palabra felicidad perdería su sentido si no estuviera balanceada con la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen, con paciencia y ecuanimidad"

〜※Carl Jung※〜