sábado, 16 de abril de 2011

Escribir Microcuento


El Microcuento
Al microcuento o minicuento podríamos llamarlo también cuento ultracorto. Sus dos condiciones indispensables son que sea muy breve -quinientas palabras ya son demasiadas- y que turbe al lector. Alguien dijo que es un cuento que no queda más remedio que leer deprisa y luego volverlo a leer, y siempre nos parece que no ha terminado. Escribirlo constituye un reto y es un modo de ponernos a prueba. Por lo que supone de condensación de las ideas, así como porque nos obliga a elegir muy bien los términos que vamos a emplear, es conveniente su práctica para el que se inicia en la técnica literaria.

Por otra parte, el minicuento constituye un verdadero tratado sobre el valor de lo implícito. Y ya se sabe que el lector aprecia al escritor que dice mucho con poco. A veces hay semejanzas entre la narración ultracorta y la poesía, pero son más las diferencias entre ambas. Es importante no confundir el minicuento con otros géneros breves, como la anécdota, la parábola, la prosa poética o el aforismo.

El microclima
Por breve que sea un relato, su clima siempre es narrativo: nos cuenta algo y a menudo nos deja suspendidos en un hilo. Así lo demuestra el cuento más corto del mundo, de Augusto Monterroso:
"Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí".
Este minicuento encierra la clave de la narratividad al responder a la pregunta tan significativa en el cuento: "¿Saben lo que pasó?".
Por lo tanto, un primer paso para producir minicuentos es hacerse y responder dicha pregunta. Alguien dijo que el minicuento es un telegrama enviado por un charlatán con imaginación.

La estructura
El aforismo es una idea; el minicuento es una historia. La condición imprescindible para construir un microcuento es la siguiente: empezarlo y terminarlo con el mismo sujeto o situación.

Para ejercitarse
Propuesta 1: continuar el siguiente texto pensando previamente quién lo protagonizará: "Estábamos sentadas en el medio del salón cuando Teresa habló..."
Propuesta 2: contar la misma historia pero desde el punto de vista de una persona que estaba en el lugar y le cuenta a otro lo que escuchó.

Carmen Roig





2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en todo, pero discrepo en lo del dichoso cuentecito del dinosaurio; lo siento, para mí es sólo una frase (podría ser un final o un principio), pero no un cuento. Qué quieres, los tauro somos testarudos y cuando pensamos de una manera determinada, nos cuesta cambiar de opinión, jajaja!

    Un microabrazo!

    ResponderEliminar
  2. Mercedes: Que te puedo decir... yo soy una "capricornia" y estoy de acuerdo contigo.
    Si todos dicen que es un cuento... ha de ser como el traje invisible del emperador ¿qué no lo puedes ver?

    ResponderEliminar

Bruja Curandera

Enlace

"Aún una vida feliz no es factible sin una medida de oscuridad, y la palabra felicidad perdería su sentido si no estuviera balanceada con la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen, con paciencia y ecuanimidad"

〜※Carl Jung※〜