lunes, 31 de octubre de 2011

Postales culinarias de la Bruja Curandera


Toda bruja que se precie sabe hacer ricos brebajes aderezados con conjuros. Platillos singulares de mágicas propiedades. Una de mis maestras mas queridas era la tía Macrina y ella hacía un estofado con patatas y carne de yak, que hechizaba a cualquier paisano.

Particularmente tengo mi libro de recetas, y aunque las lenguas viperinas digan que soy una bruja de restaurante, lo cierto es que jamás se han acercado lo suficiente para conocerme a mi o a mis artes culinarias; en fin, dejemos a los mortales con sus inconsistencias existenciales y pasen a mi mesa que aquí les tengo algo preparado.

Unos bocadillos que han inspirado la leyenda que narro en mi blog ‘Taller Literario’ – tengan cuidado en lo que deciden creer con sus pequeñas mentes- que pueden quedar atrapados en sus propias tinieblas, creo que todo lo que dicen las leyendas son una mezcla de tradiciones y miedos de los abuelos, o ¿no?

Estos dedos son de suegra, pero mi proveedor (el jorobado del Cerro de la Estaca), dice que no de cualquier suegra, solo de suegras muy malas, de esas que quieren hacer desaparecer a sus nueras y yernos, por ocultos motivos de índole siquiátrica… no se yo, tal vez eso le da un sabor especial, algo almendrado, yo opino que es por las uñas o tal vez la falta de calcio.

Estos deditos tienen en su interior un delicioso relleno, colibrí azul perfumado de tomillo, hierbas del Himalaya y tendón de Yeti (entre otros deliciosos ingredientes).

¡Que aproveche!


Enlace: “El Aperitivo de la bruja de octubre



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bruja Curandera

Enlace

"Aún una vida feliz no es factible sin una medida de oscuridad, y la palabra felicidad perdería su sentido si no estuviera balanceada con la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen, con paciencia y ecuanimidad"

〜※Carl Jung※〜