jueves, 5 de marzo de 2009

El Espejo


Un campesino chino se fue a la ciudad para vender su arroz. Su joven mujer le dijo:
—Por favor, tráeme un peine.
En la ciudad, el campesino vendió el arroz y bebió con unos compañeros. En el momento de regresar se acordó de su mujer. Le había pedido algo, pero ¿qué era? No podía recordarlo. Así que compró un espejo en una tienda para mujeres y regresó al pueblo. Entregó el espejo a su mujer y marchó a trabajar sus campos. Ella se miró en el espejo y se echó a llorar. Su madre, que la vio llorando, le preguntó la razón de aquellas lágrimas. La joven mujer le dio el espejo diciéndole:
—Mi marido ha traído a otra mujer.
La madre cogió el espejo, lo miró y le dijo a su hija:
—No tienes de qué preocuparte, es muy vieja.

Cuento anónimo chino.

2 comentarios:

  1. Jajaja muy bueno el minicuento, me gusta mucho tu blog. Es original e interesante. Como veo que escribes y muy bien a comparación mia me gustaría mucho que pases por mi blog y veas la historia que estoy escribiendo y si es posible dejes algun tip o ayuda para poder mejorar mi redaccion e ir progresando en el camino de la literatura. Desde ya felicitaciones por el blog y sigue asi! :)

    ResponderEliminar
  2. ¿Verdad que si?, a mi tambien me gusto este cuento.
    Gracias por tu conocedora opinion sobre mi blog ja ja ja ja y desde luego que me pasare a tu blog y te orientare con algun comentario. besos
    Ro

    ResponderEliminar

Bruja Curandera

Enlace

"Aún una vida feliz no es factible sin una medida de oscuridad, y la palabra felicidad perdería su sentido si no estuviera balanceada con la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen, con paciencia y ecuanimidad"

〜※Carl Jung※〜